jueves, 11 de febrero de 2016

Sobre todo lo aprendido en 2015

Buenos días y bienhallado/a:

Hace unos días estaba pensando en que durante el año 2015 no había conseguido casi ninguno de mis propósitos, ya que podía repetir la lista prácticamente igual. A la vez, sentía que sí había interiorizado profundamente muchas cuestiones importantes.

Para dilucidar la cuestión, me lancé a releer mi diario del año y me di cuenta de todas las cosas que he aprendido y que habría pasado por alto sin mi costumbre de escribir y rumiar. Me explico: desde el año 2003 escribo todas las mañanas tres folios completos con lo que se me pase por la cabeza, siguiendo los sabios consejos de Julia Cameron. Los guardo, los dejo reposar dos meses y los leo: elimino la paja de los momentos lúcidos o brillantes, y escribo éstos en mi diario. 

Ha sido una grata sorpresa y los avances, fundamentales en mi desarrollo. Juzga tú mismo/a.

Emociones: 

- Me he visto obligada a perseverar en el dolor y en la tristeza desde la serenidad. 

Magnífica enseñanza. Con las separaciones periódicas de mi hijo tras el divorcio, teniendo poco más de un año. Sentía un vacío tan grande que, al principio, llegaba a manifestarse físicamente.  Dolor lacerante, y seguir dibujando. Secarme las lágrimas para respirar hondo y continuar creando arte. Vivirlo gota a gota, convertir el dolor en arte, ampliar la conciencia. Dibujar desaforadamente, convertir el odio en amor, descongelar mi interior, amar intensamente. 

- El infierno era mi matrimonio. He gastado tanta energía en contener y contentar a la persona con la que compartía mi vida que casi caigo yo en el abismo emocional. En el acuerdo de divorcio cedí muchísimas cosas buscando el bien de Leo, nuestro hijo, y el bien para todos los implicados. Han sido una serie de decisiones difíciles de las que estoy especialmente orgullosa. 

- Me he reconciliado con mi padre, por fin. Utilicé un cómic para la Revista de la AETG, que publicaré aquí en próxima ocasión, tras verlo en papel. Mañana, 12 de febrero, es el sexto aniversario de su muerte. 

Mente:
- Me he dado cuenta de que llevo la vida que deseo y lo agradezco. 

- La entrada del laberinto que crucé también es la salida. 

(Algo tan obvio, ¿verdad? Pues han transcurrido ocho años para ser consciente de ello.)
- Debo tener cuidado con mi deseo de compañía en etapas de tránsito. 
- Avance en el conocimiento del euskera: ahora puedo escuchar la radio en ambos idiomas. ¡Qué gran avance!

Cuerpo:
- Dolor lumbar y anemia para pedirme que vaya más despacio, que esta época también pasará. 

Trabajo y dinero: 


La tranquilidad es más importante que el dinero, y éste es sólo para que mi familia esté bien. Acumularlo lo pudre. Ahorrar sufrimiento a un ser querido le da sentido.

- He encontrado personas emprendedoras como yo con las que colaboro. Buena gente, con los que además estoy aprendiendo mucho de rentabilidad económica. 
- Quiero y he empezado a generar riqueza y puestos de trabajo. 

Espíritu:
- He encontrado la fuente que sacia mi sed de momentos cumbre: crear. El arte. 
(Ya no es necesario buscar relaciones destructivas ni acantilados económicos sólo por sentirme viva).
- Los secretos de la vida son revelados con una búsqueda constante y sincera.
- La felicidad brota desde dentro y crece.

- Cómo estaré dentro de una década depende en gran medida de lo que hago ahora. 

- Creo que hasta ahora he sido tacaña con el mundo, me he dedicado más a defenderme que a vivir, sin aportar un valor añadido desde mis talentos. 

De hecho, he encontrado una nota que me escribí a mí misma hace un lustro: "Peléate lo que quieras. Te estaré esperando". Y era verdad. Aquí estaba, aquí he estado siempre.  


Mi bendición:


Virginia Castanedo



Creatividad, Arteterapia y Educación emocional 
Sesiones individuales y grupales
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube: Elcaminocreativo 




No hay comentarios:

Publicar un comentario