viernes, 23 de mayo de 2014

Todo es más fácil si eres feliz

Buenos días:

Hoy salgo feliz de las tres horas del examen de euskara. Desconozco si aprobaré, pero ha sido un largo curso como para no celebrarlo.

De fondo, "Días y flores" de Silvio Rodríguez para comenzar, y Bach para la redacción.

Abajo, la exposición del proyecto Enkartean de Sendarte, con obras de personas con discapacidad que inauguramos el pasado sábado.


Ese día perdí por cinco minutos el tren y tuve que esperar una hora al siguiente (la zona de las Encartaciones es tan bella como abrupta). Empecé a fustigarme mentalmente y a lamentar mi mala cabeza... cuando me di cuenta de que por el estrés de los últimos meses me estaba olvidando de buscar el lado positivo de lo que sucede. 

En realidad, esa hora era una oportunidad, un regalo que me hice a mí misma de manera inconsciente. Las cosas no suceden como queremos sino como son.

Elijo buscar un lugar agradable, tomar un café de verdad y escribir. 

Elijo el optimismo, tirar para adelante como el poderoso Ganesha, el dios elefante que traspasa los obstáculos con su poder. Con ferocidad de la mano de la alegría.

Elijo subirme al flujo vital. ¿He perdido el tren? Está bien. ¿Sucede tal cosa? Está bien.¿Qué puedo aprender de esto? ¿Cuál puede ser su lado positivo? 


Y elegir este cambio de actitud me parece una vuelta al hogar interno, a la felicidad. Un alivio.

Esta hora perdida ha sido la más provechosa de la temporada. 

La actitud negativa supone un esfuerzo consciente, un desgaste emocional y mental. Ya que vas a echar el resto, ¿por qué no para ser feliz? ¿Quieres ser desdichado y amargado? Eso requiere esfuerzo y disciplina, mucho tesón. 

Recuerda: no dejes el piloto automático mental puesto salvo que estés en paz contigo mismo, conectado con lo positivo, con el aquí y ahora.


Si eres feliz, todo es más fácil. 

Si eres consciente de que eres feliz, la emoción se enquista en ti como parte de tu ser.

Recita el listado de cosas que puedes agradecer a la vida: el agua caliente para la ducha, el pan crujiente, tu familia, un rayo de sol a mediodía sobre tu piel...

Las plantas también caminan.
Los pasitos no son de insectos, sino de la propia enredadera.

Gracias por seguir leyéndome incluso en este mes de mayo huracanado y de posts rápidos.

Entradas relacionadas:

El amor es la energía que mueve el mundo
El modelo de pensamiento que conduce a la amargura
Disminuir los problemas
Motivación
Las personas autorrealizadas

Mi bendición:


Virginia Castanedo


Creatividad, Arteterapia y Educación emocional 
Sesiones individuales y grupales
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube: Elcaminocreativo 




No hay comentarios:

Publicar un comentario