sábado, 25 de mayo de 2013

El amor es la energía que mueve el mundo



Buenos días:

Hoy comenzamos con unas reflexiones sobre el amor, después de la anterior entrada sobre el odio. He estado haciendo esta mañana el mapa mental que publico a continuación, y me he dado cuenta de que el tema da mucho de sí, de modo que habrá al menos otra entrada sobre esta emoción que unifica el cosmos y que da sentido a nuestra vida a tantos niveles.

El amor tiene su raíz primaria y profunda en la supervivencia de la especie: en realidad, estamos programados-as para colaborar y buscar el bien común, porque eso es lo que nos ha permitido perdurar a lo largo del tiempo y de las dificultades


Puedes preguntarte: ¿Cuánto hubiéramos durado si los primeros seres humanos sólo hubieran buscado su bienestar individual? ¿Y si no se hubieran dejado llevar por el amor hacia otras personas, que puede comenzar con la atracción y pasión física? ¿Y si las madres abandonaran a sus bebés al menor problema? 
Si en la actualidad no buscamos el bien común, ¿qué será de nosotros-as? 

A la vez, el amor se eleva hacia el espíritu y puede considerarse la respuesta al funcionamiento del universo. 

Si la expresión de amor de un árbol es su fruto, cada elemento del cosmos hace con amor lo que mejor sabe: el sol brilla y gracias a él la vida es posible; la tierra ofrece su seno para que crezcan los ecosistemas, igual que el mar. 

Las expresiones humanas de amor abarcan desde una obra de arte, un-a hijo-a, un acto de generosidad desinteresada que aporta más felicidad al mundo, un beso, un descubrimiento científico...

¿Has experimentado alguna vez esa sensación de plenitud de que eres parte de un todo y que la Vida cobra un nuevo sentido, de que todo encaja y es perfecto tal y como es? ¿Recuerdas qué sentiste, en qué contexto? 


Cada vez que actúas por el bien común, actúas con amor.

¿Y por qué a veces nos resistimos al amor? Pros y contras de amar:


Dejarte inundar por el amor supone una danza entre la parte grata del mismo y su complementaria y dolorosa.

Como dice Khalil Gibran en El profeta, obra maestra cuyo capítulo sobre el amor he releído para esta entrada y ha vuelto a ser un bálsamo espiritual:

"Pero si vuestro miedo os hace buscar solamente la paz y el placer del amor, 
entonces sería mejor que cubrierais vuestra desnudez y os alejarais de sus umbrales.
Hacia un mundo sin primavera donde reiréis, pero no con toda vuestra risa, y lloraréis, pero no con todas vuestras lágrimas*."

Amar significa ser vulnerable: ahora te afectan el rechazo de la persona amada, las decepciones, el abandono, su dolor, sufrimiento, enfermedad o desaparición... dejas de ser 1 para ser más. Y protegerte a ti mismo, soportar lo que sea es más sencillo, porque sabes hasta dónde alcanza tu fuerza y tu coraje. Ahora bien, ¿y si quien sufre es la persona que amas? 
Amar es ser valiente: al aceptar abrir tu corazón a los placeres también lo dejas disponible para las lanzas. Y aún así merece tanto la pena, que nos pasamos la existencia buscando que nos quieran y querer. 

Amar también es renunciar al ego, admitir que no eres lo más importante del mundo; y eso duele a nivel mental, aunque luego sea una liberación.

A cambio, como recompensa, cuanto más amor das más recibes, te das permiso para abandonar la lucha contra la vida y llegas a la felicidad y a los momentos cumbre, a la vez que el deseo de ser mejor persona te hace crecer. Te vas trabajando interiormente para llegar a ser una Persona autorrealizada.


En próximas entradas: los diferentes niveles del amor; la confluencia (otro mecanismo neurótico) y otras cuestiones que vayan surgiendo.


Entradas relacionadas:





 Mi bendición:
Virginia Castanedo

Creatividad y Educación emocional 
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube Elcaminocreativo










1 comentario:

Archivo del blog