miércoles, 16 de enero de 2013

El yoga como puente a la paz interior

Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenas tardes y bienhallad@:

¿Qué tal transcurre la semana? Aquí llueve tanto que las aceras se han convertido en ríos que vadear.


El lunes asistí a mi primera clase de yoga, y fue como volver a casa.

¿Recuerdas la última vez que hiciste algo y tuviste la certeza de que era tu lugar en el mundo, o que era la respuesta que estabas buscando (aún a veces sin planteártela)?


 A mí, que soy tan apasionada (mi hambre vital es insaciable, como la de Galactus), me ha sucedido con varias cosas a lo largo de mi vida: la pintura, allá en mi prehistoria infantil; la lectura, ya mayor de edad; la escritura, el arteterapia,  que hizo a Barcelona aún más bella de lo que ya es y cambió mi vida para bien y finalmente, entrenar mi cuerpo corriendo... 

Amo todas estas actividades y renuevo mi entrega con entusiasmo, ya que hacen que la vida brille más. Las echo de menos cuando las abandono... siempre yo, ellas están ahí para cuando quiera volver y me reciben sin reproche.

Llegué a la clase de yoga con mis pensamientos disparados, y encima yo aferrándome a ellos, pensando que me protegían de los golpes, cuando sólo me esclavizo y me hago dependiente. Como en el dibujo siguiente, realizado hoy:



Como he comentado en otras ocasiones, los pensamientos repetidos, machacones y dañinos son falsos: la certeza es como una flecha única acompañada de silencio. 

Últimamente mi actitud ante la vida  ha sido bastante negativa, pegada a la queja. Puedes revisar tú también tu manera de pensar en este enlace. 

Durante la clase, una perfecta combinación de espíritu y de cuerpo (no tiene sentido lo uno sin lo otro), me di permiso para soltar los pensamientos con los que me he estado machando, y se fueron desprendiendo uno a uno.


Salí de allí tan aliviada y feliz, en un estado anímico que aún perdura y con el que he conseguido más calma, armonía, paz interior... Esta paz que atesoramos dentro y que a veces ocultamos con siete llaves. Por eso sentí que volvía a casa: me estaba esperando a mí misma.



Otras entradas relacionadas:7 leyes espirituales del éxito y meditación hoponopono

En las próximas, el plan de acción para llevar a cabo nuestros propósitos, y el desarrollo de los ejemplos de actividades conectadas con nuestra visión. Además de lo que surja.


Virginia Castanedo

Creatividad y Educación emocional 
Sesiones individuales y grupales
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/VirginiaCastanedoE?feature=mhee




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog