miércoles, 26 de diciembre de 2012

La Navidad es inocente: tan sólo te pone delante de lo que hay

Buenos días y bienhallad@: 

¿Qué tal en estas fechas que tanto nos mueven por dentro? Percibo en estos días una energía general que oscila entre la alegría, la resignación, la furia, la tristeza, el alivio, el odio, la desgana y las ganas de desaparecer.... Muchas emociones, pocas neutras y sostenidas. 


Porque, queramos o no, estamos en Navidad. 


Eso supone, en la mayoría de los casos, reuniones familiares. Pasar unos días o unas horas con las personas con las que quieres estar... o con aquellas que de sólo pensarlo sientes náuseas (con todas las más razonables variables intermedias, por supuesto). 

Si tienes la suerte de formar parte de una familia feliz, mi enhorabuena. Seguramente ni estarás leyendo el blog estos días, de todos modos. Hoy hablo para l@s otr@s, para quienes no tienen tanta fortuna y sólo desean que pasen estos días. 

Primero, mi solidaridad. Nací y crecí en una familia disfuncional. 

Segundo, es una buena oportunidad para revisar tu actitud, aquello que sí depende de ti. 

Por ejemplo, ¿te reconoces en alguno de los pensamientos parásitos?
Vuelvo a traer una parte del dibujo de la entrada dedicada a las pérdidas de energía, por estar muy al hilo:



Muy navideño sería tratar de cambiar a otras personas, conectarse con energías negativas, como la queja, la ira..., querer tener la razón, querer tener el control, y, cómo no en todo lo familiar, cumplir con las expectativas ajenas... o pretender que otras personas cumplan con las nuestras. 


¿Te suenan? 


¿Y qué pasaría si utilizaras la aceptación y el pensamiento positivo en Navidad?



¿Y si dejas de querer ser perfect@ y decides, por ejemplo, que sí que vas a la cena de Nochebuena pero que no asistirás a ir a la comida de Navidad porque prefieres quedarte en tu casa tranquilamente? 

¿Y si dejas de querer que l@s demás sean como quieres tú y simplemente les aceptas como son? 

¿Y si dejas de querer tener la razón(aunque la tengas)? ¿Y si la última palabra la dice otra persona?

¿Y si tratas de recordar los buenos momentos vividos junto con aquellas personas de la familia a la que perteneces?

¿Y si dejas para otro día la resolución de conflictos?

Esta Nochebuena he conseguido pasarla en paz siguiendo estas indicaciones y una depuración emocional previa. Tratando de ver el lado positivo de mi familia, el amor que está debajo de esas reuniones, que origina la  fuerza cohesionadora para ir tod@s a un lugar común

Quienes que conocen muy bien saben que me exalto con facilidad, porque tengo complejo de bombera salvavidas, y en muchas ocasiones, como mis héroes, rompo puertas a hachazos cuando bastaba con girar el pomo. Esta vez  me he sorprendido a mí misma con una actitud en privado como cuando realizo mi labor de terapeuta: desde el perdón, la conciliación y el amor.


Para terminar, una bellísima poesía de Blas de Otero, situada en la fachada de Fekoor, Federación de personas con discapacidad sita en Bilbao. Si no puedes leerla bien en el cristal, la transcripción abajo de la imagen.

Felices Fiestas de corazón.




Cuanto menos aire, más.
Cuanto más sediento, más.

Ni más mi menos. Mas.

Podrá faltarme el aire, 
el agua, 
el pan,
sé que me faltarán.

El aire, que no es de nadie.
El agua, que es del sediento.
El pan. Sé que me faltarán.

La fe, jamás.


Blas de Otero.

Mi bendición:
Virginia Castanedo


Creatividad y Educación emocional 
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/VirginiaCastanedoE?feature=mhee








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog