lunes, 27 de junio de 2011

Las críticas: el pensamiento Fukushima y otras amenazas más o menos demoledoras

A veces, así nos sentimos l@s artistas ante las críticas...
Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenas tardes:

A casi 35 grados, miro con esperanza el cielo que se cierra... ¡que traiga lluvia, por favor!

Vuelvo a incorporarme a este blog y a continuar ahondando en el camino hacia la creatividad. Hoy hablaremos de las críticas.

Como artistas, estamos expuest@s a que las personas opinen sobre nuestra obra, en muchas ocasiones sin que hayamos preguntado nada a nadie. El cómo nos tomemos lo que digan de nosotr@s y de nuestra creación es fundamental para poder continuar haciendo nuevas composiciones, libros, cuadros... o quedarnos amargad@s en el camino.

Las de mayor gravedad, siendo de similar categoría:

- CRÍTICA FUKUSHIMA: como la central nuclear, destruye todo en cientos de kilómetros a la redonda y tiene efectos desastrosos en varias generaciones. No da razones, destruye las protecciones, ataca a los puntos débiles del-la artista para dañar. Por lo general proviene de personas-fukushima, es decir, aquellas a las que sólo les parece bien lo que hacen ellas mismas... o ni siquiera eso. Suele ir acompañada de pensamientos absolutos: "nunca-siempre-todo-nada". Por ejemplo: "el arte actual es una mierda y los-as artistas de ahora no tienen ni idea de nada". "Esta exposición no vale nada".

- AUTOCRÍTICA KAMIKAZE/HARAKIRI: lleva al suicidio creativo: el resultado, como en el caso anterior, es no volver a crear. Las ganas de acabar con la vida creativa de manera violenta (l@s kamikazes, que no mueren sol@s)o en silencio en la soledad (harakiri) pueden venir de una crítica externa que enciende la chispa de la bomba que llevamos en nuestro interior o del pensamiento de no valer nada, nosotr@s o nuestra creación. Por ejemplo: "nunca lograré escribir bien, así que mejor lo dejo a quienes sí sepan", "no se puede vivir de la pintura, ni tú ni yo ni nadie, ni lo intentes", "Ah, ¿todavía sigues pintando? Pensaba que eso se pasaba con la edad...", dicho por un-a artista frustrad@, activ@ hace unos años.

Si lo que esa persona te dice coincide con heridas de la infancia, la herida puede ser más profunda. Por ejemplo: si en mi casa se premiaba la laboriosidad y el trabajo y alguien me dice que mi obra "está improvisada, le falta más elaboración", me dolerá mucho más y tendré por tanto que tener más cuidado con mi autoestima que si dicen algo más neutro para mí.

Si aprovechan para atacarte a ti a la vez que a tu obra, compadécete de quien lo diga, porque está llen@ de odio.

Cuando escuches una crítica, toma aire, respira hondo, y expúlsalo despacio, durante al menos tres veces... y sigue este listado si quieres:

- Ten en cuenta la crítica que habla de una parte de tu obra, puede ayudarte a mejorarla.
- Igual que esa persona tiene una opinión, puede que no coincida con la tuya y no pasa nada.
- Pregúntate: ¿Qué puedo aprender de esto? Si la crítica puede englobarse en alguna de las categorías destructivas anteriores, mejor que la dejes marcharse sin que te toque...
- Comienza desde hoy a llevar un cuaderno de elogios recibidos... y tómalo como una aspirina ante el dolor de cabeza. Saber que te han alabado y que te quieren es fundamental.
- Prémiate con algo que te guste: una película, un pastel, una visita al campo...

Y recuerda: si te han criticado, es porque has terminado una obra de arte y te has atrevido a enseñarla.

Sólo por eso, felicidades, ánimo y a por la siguiente.

Mi bendición, un saludo.

Virgiñita

jueves, 23 de junio de 2011

Una declaración de amor


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.netLas bellas Torres Izozaki, con las que tanto nos identificamos.

Buenos días y bienhallad@s:

Gracias por estrenar el verano leyendo este blog, muchas gracias.

Hoy, como prometí, declaro mi amor a Borja, la persona con la que comparto mi vida... Mañana, día de San Juan, nos casamos.

Me caso contigo por las ganas y la pasión interior arrolladora, por el empuje de vivir y de crecer en todos los ámbitos.

Por apoyarme en mis sueños y por confiar en mis capacidades, incluso más que yo... o al menos, de manera más regular.

Por tu modestia cuando logras hitos.

Porque te guías por tus objetivos y nunca por el miedo, aún en medio de una tormenta.

Porque eres feliz.

Porque juntos aprendemos y emprendemos el camino vital.

Porque amas y cuidas mi bonsai y mis libros.

Porque cuando me abrazas siento que estoy en casa y que todo tiene remedio, en un momento cumbre de amar y saberme amada. Y tengo la suerte de repetir esos momentos a menudo.

Mi bendición a tod@s y hasta la semana que viene.

Virgiñita

lunes, 13 de junio de 2011

Los quebramientos del alma


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenos días y bienhallad@s allá donde estéis:

Os deseo un día tan feliz y luminoso como el mío.

Hoy voy a hablaros de los errores que he cometido... y de los que he estado a punto de cometer con uno de mis hermanos.

Si tan sólo una vez renuncio a mi integridad en mi propio beneficio egoísta, mi alma se resiente y se encoge. Puede que me haga insensible a las siguientes ocasiones, a las peticiones de ayuda de las demás personas, al dolor ajeno, a que me de igual lo que les pase a l@s demás.

Dejarnos llevar por el camino más fácil sólo porque es el más cómodo nos lleva a la deriva y a aguas oscuras y frías, al miedo. El miedo conduce a la defensa, la defensa a considerar a quien se presente comno un-a enemig@; entonces ataco, me siento mal, busco justificaciones que avalen mi actuación, cada vez más metida en un remolino que me absorbe hasta el abismo y hacia mi propia destrucción, sólo por no dar un golpe de timón y asumir que me he equivocado.

Si entro en la rueda de la mezquindad para justificar una acción malvada, sigo cometiendo barbaridades para demostrar que tenía razón, a no ser que pare conscientemente la rueda del ego. Reconocer mi mezquindad, mis errores continuos, es un golpe para mi ego y a la vez un alivio. Aquí sí que puedo golpear sin cargo de conciencia: a mi ego.

El ego se cree todopoderoso, inpotente, inmortal, bello, superior, es egoísta, orgulloso. Echo la vista atrás y me doy cuenta de la cantidad de esfuerzo invertido día a día por no admitir que, en un momento dado, me he equivocado.

Elegir hacer de este mundo algo más amable y feliz es algo al alcance de cada un@ de nosotr@s. La sensación cálida y que va directamente a una sonrisa cuando hacemos algo bueno siembra también en quien lo recibe, en quien lo ve, inspira a otras personas.

Concentrarme en lo bueno que sí que puedo hacer ensancha mi alma y me conecta con lo universal. Luchar con otr@s por un cacho de espacio, por unas posesiones, parte de la creencia limitdora de que no hay suficiente para todos los seres.

La sensación después de hacer el bien es tan agradable como un bello día de verano sentada en la hierba o en la arena junto al ser amado.

Y tantas veces que vuelvo al asfalto, al canibalismo... Esto, la vida que vivimos, es un constante aprendizaje, un corregir el rumbo continuo. Gracias a mi hermana Cristina, por actuar desde el amor. Tu ejemplo sorprendente y generoso ha hecho que me replantee muchas cosas... incluido dar un golpe de timón y volver a aguas cálidas.

Para la reflexión común: ¿qué cosas harías o dejarías de hacer sin tu orgullo? ¿Cómo sería tu vida si tus actos estuvieran siempre motivados por el amor? ¿En qué podrías ceder que supusiera un alivio?En próximas ocasiones, cómo tomarnos las críticas a nuestra obra artística y, me permitiréis, una declaración de amor.

Mi bendición, un saludo.

Virginia Castanedo

miércoles, 8 de junio de 2011

De una palabra surgen mil ideas


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenas tardes a tod@s: ¿Qué tal estáis? Espero que fenomenal.

Lo prometido es deuda, ha llegado otra entrada de Técnicas Creativas. Esta es de las más simples, y tal vez por eso mismo de las más eficientes: una palabra se ramifica hasta el límite de nuestra mente. Lo importante es aceptar todas las ideas, en especial las calificadas de "tonterías". Más adelante ya tendremos tiempo de seleccionar y pulirlas, ahora estamos sembrando.

Primero: escogemos el tema sobre el que queramos encontrar ideas. Puede ser elaborar un personaje para una novela, un nuevo tema para un proyecto creativo, cómo darnos a conocer... todo vale.

En el curso de Creatividad escogimos para desarrollar Modos de ganarnos la vida con el Arte. Y escogimos, para comenzar con algo más impersonal, Impartir Clases.

Segundo paso: elegir aleatoriamente una palabra: de un libro al azar, la primera que oigáis a alguien, o una de una lista de palabras, que las hay. Cuanto más diferente sea el término de lo que hemos escogido para desarrollar ideas, mejor. Sólo es conveniente cambiarla cuando son similares. Por ejemplo, si hablamos de crear un personaje y sale la palabra "persona", desecharla.

De la lista que teníamos salieron al azar caballo, hindú, autopista y flamenco. Escogimos autopista.

Tercer paso: escribimos una serie de características de ese concepto, las que se nos ocurran.

En el ejemplo de la Autopista, pusimos:
negra
Une lugares
Geométrica
coches
rápidamente
rodeadad de verde
de pago
aburrida
estrés.

Desechamos "de pago", ya que estamos buscando modos de aumentar nuestros ingresos y tiene demasiada relación... Seleccionamos por votación Rápidamente.

Cuarto paso: Unimos los conceptos Clases-rápidamentey vemos qué se nos ocurre. Por ejemplo: Ir nosotras al domicilio del alumno, reducir la clase a la mitad (cobrando lo mismo, claro), reducirla a 5 minutos (mandando sólo tarea para casa... ejem, aquí nos reímos, porque tengo mucha afición a sugerir cosas para hacer entre las clases), hacer footing con el-la alumno-a mientras das la clase (mientras no sea de flauta, jaja), aprovechar los viajes en el metro para dar clases....

Las ideas pueden estar ya inventadas, si se te ocurre sólo dila para que sea fluido. Y si añades un poco de sentido del humor, todo irá sobre ruedas.

¿Os atrevéis a probar en casa? Es una excelente manera de tener la mente ocupada en tareas constructivas...

Y pronto, ¿qué hacer con todas las ideas que surgen en las sesiones creativas? REutilización y reciclaje de la Creatividad; la Importancia del precalentamiento en el arte y lo que surja.

Mi bendición, un saludo.

Virgiñita

miércoles, 1 de junio de 2011

De cómo la Realidad vence a la Ansiedad (tras duro combate)




Buenos días y muchas gracias por pasearos una vez más por este blog... espero seguir ofreciéndoos cosas interesantes. De momento, os pido que ampliéis la fotografía de la torre de Mordor (perdón, de Iberdrola) que acompaña al post: tanto las nubes caladas como la columna horizontal eran fascinantes.

Estos días estoy muy creativa, sobre todo con la escritura, y todas las mañanas siento el impulso irrefrenable de llenar varias páginas. Estas las concebí de seguido esta misma semana (un día antes de tomar la foto). Como comprobaréis, la ansiedad es un sentimiento que conozco muy bien... y después de leer lo escrito me di cuenta de que al racionalizar sus tácticas, al menos tal y como funcionan en mí, me he hecho más fuerte.

Vamos allá.

La ansiedad se alimenta de futuros posibles, de aire, de fogonazos, de vendavales con arena y hojas arrancadas. Plantea visiones como espejismos y me las pone delante mientras me golpea y se ríe de mí a carcajadas en un completo y desconcertante silencio. ´
Me echa en cara lo que no soy, lo que debería haber llegado a ser. Cuanto mayores son mis expectativas, más duro me golpea.

Tanto viento no deja aire para respirar, me defiendo a manotazos, no sé lo que hago. Cuanto más me agito, más me envuelve y más se ríe. La ansiedad me recarga como una pila y a la vez me inmoviliza: tanto por hacer, tanto que tenía que estar ya hecho y yo incapacitada. Y la rueda sigue girando hasta la electrocución en mi propia silla eléctrica, por mala, por no haber llegado a ser lo que debería con esta edad que tengo...


Es importante saber que otra de las armas de la ansiedad es su voz: tiene la capacidad de proyectarla hacia el interior de su víctima, hasta encontrar una parte de mí que hace eco de sus voces que destruyen, empezando por lo más delicado y más sagrado: el sentimiento de que soy valiosa, mi creatividad.

La única manera que conozco de pararla es, de hecho, parar yo. Sentarme y proteger mis puntos débiles y esperar que amaine. Para no escucharla, canto, canto y dejo que las lágrimas se deslicen. Me concentro en el tacto de mis manos con mi estómago: soy real, estoy aquí. Respirar con calma, notar el sabor de mi boca, el contacto de la ropa sobre mi piel, el suelo debajo de mi cuerpo. 

Para combatir la ansiedad es necesario bajarme a la tierra todo lo posible. Una vez que ha remitido el temporal más grande, hacer algo lo más real y creativo posible: una tarea repetitiva es útil, como recortar fotografías, coser, hacer garabatos... También bailar hasta agotarme para gastar el exceso de energía que ha generado.


Si la escuchas, crece.
Si la ignoras, se aleja después de soplar.
Está preparada para atacar cuando te ve débil, como un buitre, y no la importa esperar años.
Lograr un jardín interior, con la meditación y la paz, donde reconfortarte cuando hay tormenta, y entenderá que es inútil atacar.

Espero que a alguna persona con ansiedad le haya podido servir esta entrada.
La próxima, técnicas creativas.

Mi bendición:


Virginia Castanedo



Creatividad, Arteterapia y Educación emocional 
Sesiones individuales y grupales
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube: Elcaminocreativo 




Archivo del blog