viernes, 3 de septiembre de 2010

Fabulosa incertidumbre


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenos días y bienhallad@s:

¿Qué tal este verano que aún nos regala con semanas de sol y transparencia?
Yo voy volviendo poco a poco a mis obligaciones tras unas vacaciones nutritivas.
Y por cierto, feliz año nuevo a todos los seres que celebramos el comienzo del año en septiembre... y a los que no.


Esta entrada es una breve toma de contacto antes de volver al compromiso semanal.

Una de las cosas más importantes que he aprendido este verano y en esta vida es a amar la incertidumbre, incluso a cultivarla.

Ser capaz de entregarte al mar de la vida en una barquita y confiar. Sí, notar el vértigo, el mareo, incluso el pánico, la mente que ametralla: "¿Qué va a pasar? Tengo que..." y seguir aceptando, meditando, viviendo cada instante.

Que los acontecimientos sean como el viento que pasa. Que todo está bien. Y sobre todo, que en realidad, lo que sucede es exactamente lo mejor que podría suceder.
La sabiduría de todas las civilizaciones habla de lo mismo con diferentes palabras: todo está bien tal y como está, no luchar, fluir, la ley del mínimo esfuerzo, Amén, hágase en mí según tu Voluntad, esto también pasará...

Me imagino cada suceso, cada hecho, como un ingrediente de una marmita que pilpilea. Cada noticia la añado y doy vueltas. Y sé que la sopa será sabrosa.

En el magma de la incertidumbre se forja la creatividad.

Unas preguntas para valientes: ¿Cómo llevas el control en tu vida? ¿Qué sucede en tu interior cuando algo inesperado aparece? ¿Eres capaz de dejarte llevar?

Mi bendición, un saludo.

Virgiñita

No hay comentarios:

Publicar un comentario