jueves, 8 de abril de 2010

Crecer como los árboles



Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net Un precioso árbol amarillo de Villarino de los Aires (Salamanca) y un antiguo mandala mío, el Árbol-nube.


Buenos días:

Esta mañana he visto unos árboles rosas (de esos tan optimistas que brotan antes las flores que las hojas) y automáticamente me he acordado de estos otros, que han florecido en la realidad o en la imaginación. No llevaba cámara de fotos, lo siento.

¿Cuántos colores de árbol has visto? Yo, de momento, blanco, rosa, amarillo, verde(s), rojo garanza... ¿Tienes alguno de otro color en tu ciudad? Fotografías bienvenidas.

Estos días estoy inmersa en "Las siete leyes espirituales del éxito", que empecé a comentar en la anterior entrada... Lo estoy utilizando de referencia para mejorar espiritualmente, y me estoy dando de bruces con varias lagunas personales... de modo que, como los árboles, me toca crecer y crear el anillo en mi corteza de este año.

El autor, Deepak Chopra, recomienda en la primera ley, la Ley de la potencialidad pura el contacto diario con el silencio (elegir espacios de silencio y meditación, mejor si es al menos media hora por la mañana y media por la noche), entrar en comunión con la naturaleza también a diario (absorber con alguno o varios de los cinco sentidos un atardecer, un árbol, un río...) y abstenerse de juicios de valor.

Aquí fue cuando me tropecé: el silencio y la naturaleza son parte de mi vida diaria desde hace años... y llevo unos meses en los que juzgo todas y cada una de las cosas con las que me encuentro, lo que me lleva a un desgaste emocional como un terremoto sobre un país ya devastado.

Traté de poner atención en los juicios, y sí, me daba cuenta de que lo hacía constantemente... y de que no era suficiente con eso, si bien es el primer paso.

Y encontré la respuesta en el mismo libro: a cada cosa que suceda, le añado un ..."y está bien". Por ejemplo: pierdo el autobus...y está bien. Se cancela un proyecto importante... y está bien. Esa persona tiene muy mala leche... y está bien.

He conseguido rebajar mi nivel de ansiedad, estoy más contenta, la vida es más fluída cuando todo es como es en ese momento... y está bien.

Un saludo.

Virginia

No hay comentarios:

Publicar un comentario