sábado, 20 de febrero de 2010

La toma de temperatura emocional



Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net He aquí dos de los trabajos de expresión emocional por medio de la expresión plástica que realizo con niños y niñas. ¡Escala 1:1! Vamos, que los dibujos en este caso son de más de un metro.


Buenos días de febrero: como comenté la semana pasada, he comenzado a tomar nota de mis sentimientos en intervalos más o menos regulares (cada dos horas), para comprobar cuál era mi estado anímico real... ya que mi autoconcepto puede que no se correponda con mis sentimientos en los últimos tiempos.

Así que programé mi móvil para que sonara cada dos horas, con consecuencias imprevistas:

- Mi trabajo día a día me genera muchísimo más estrés y más ansiedad de la que yo creía.
- El trabajo con niños que realizo una tarde a la semana me llena más que todos los demás, y la consecuencia directa ha sido una reanimación de mi aportación allí, con mucho más entusiasmo, ya que me devuelven la energía multiplicada. Las fotografías son de la última sesión.
- Mi pareja acabó mosqueado por las alarmas constantes, y eso que está acostumbrado a mis experimentos. De lo que me di cuenta es de que estar con él me genera paz, de modo que voy a dar más valor a estar juntos.
- Me di cuenta también de que puedo elegir entre centrarme en los pensamientos negativos o en los positivos, en la creatividad, en las ideas... lo que hace que el día sea más agradable, con más sustancia.

En resumen: el simple hecho de estar pendiente de mis emociones, de hacer una revisión constante (y esto demuestra la importancia de la revisión periódica de nuestras creencias, valores y demás) ha hecho que sea más consciente del momento a momento, así como estoy dando más valor y más tiempo a lo que me suma o me multiplica la energía, a valorar más lo que hago.

Mi bendición, un saludo.

Virgiñita

1 comentario:

  1. A veces, cuando nos vemos obligados por diversos motivos a tener un trabajo que nos disgusta o que no nos llena interiormente, esas salidas creativas (como tu trabajo con niños) son lo que nos hace seguir adelante.
    Lo que yo hago para protegerme del estrés laboral es procurar hacer una mínima o nula inversión emocional vamos, poner cara de póquer a los mandos y tratar de hacer amigos entre los compañeros.

    ResponderEliminar