domingo, 27 de diciembre de 2009

La manta de colores y la Navidad


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Felices fiestas a tod@s y bienhallad@s:

He pasado unos días estupendos con mi familia, y deseo de corazón que vosotr@s también hayáis estado con las personas que amáis.

Sólo os enseño la foto del fin de semana de supervisión en Madrid, con una manta preciosa (lástima que los colores sean más apagados que los reales).

Un saludo, mi bendición y hasta pronto.

Virginia

jueves, 17 de diciembre de 2009

Atracón de correr


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenos días:

En la estructurada Quincena de placeres estaba el domingo: volver a correr. Y la esperaba como agua de mayo.

Lo dejé por dolores lumbares con gran pesar el primer trimestre del año y lo he echado de menos en múltiples ocasiones.

Comencé hace más de cuatro años, cuando dejé de fumar, y por una razón curiosa: cada vez que recibía una buena noticia, mi impulso era correr, feliz. Ni gritar, ni cantar, ni gesticular... sólo correr... y me sentía tan libre, tan viva, que decidí intentarlo, tras una vida de sedentarismo. En otra ocasión cuento mi plan de entrenamiento que partió de sofocarme al correr apenas unos minutos a unos cuarenta en días alternos, disfrutándolos.

Os pongo lo que anoté después de ducharme. Salí con el planteamiento de darme cuenta de todo lo que estaba pasando por dentro y por fuera, a cada momento.



Estoy pendiente a ratos de que mi cadera esté en retroversión (pilates, ya os lo explicaré), me alegra comprobar que es así la mayor parte del tiempo.

Frío que entra por la garganta, la nariz congelada, y la bola de hielo gaseoso que baja hasta el inicio de los pulmones, debajo del esternón. Lo compensa un día magnífico de sol, que acaricia mi cara. En tramos me da en los ojos. Me concentro mirando un punto delante de mí, para lograr abstraerme de lo exterior… dura segundos, son fogonazos… hay muchas personas que pasean por los alrededores, en todos los lugares, en el paseo… tengo que concentrarme para poder seguir corriendo y esquivando gente en muchos de los tramos.

Quince minutos corriendo, y siento que flaqueo. Recuerdo entonces que es una de mis barreras al hacer deporte, y continúo. En unos minutos he recuperado la alegría de correr.

Siento las grasas que cubren las caderas y el trasero y se mueven, tras un par de kilos de más y muchos meses sólo con pilates. Me acepto. Soy así.

Suena “Todo” de Pereza con Iván Ferreiro en mi MP3. Sonrío.



Recuerdo, hace años, en plena adolescencia, en una carrera en un tramo cuesta arriba, que me pilló volviendo a casa, a una mujer anciana, majestuosa y humilde, fibrada, con los músculos marcados con delicadeza, concentrada en correr. Me la quedé mirando boquiabierta y he guardado esa imagen en mi corazón todos estos años. Espero, dentro de treinta años, tocar el corazón de alguna otra niña como fui y que empiece a ejercitarse...

Corrí 34 minutos. Al día siguiente tenía doloridos todos y cada uno de los músculos de mi cuerpo. Hoy jueves ha dejado ya de dolerme, para que os hagáis una idea.


Moraleja: al deporte, igual que al arte, hay que volver en pequeñas dosis para poder disfrutarlo. Así que me planteo sesiones de 10-15 minutos corriendo durante un par de semanas (como leí en una revista especializada), para poder volver a disfrutar la vida deportiva.

En próximas entradas:
-Anécdotas y manías más o menos graciosas de cuando corro.
-La parte espiritual del deporte.
-Pilates o la importancia de la postura correcta.
-Gestión del tiempo.

Toca fin de semana de supervisión en Madrid... os cuento.

Un saludo.

Virgiñita.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Quincena de placeres



Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Mis composiciones de ayer ("Más espacios") y de hoy, que viene al pelo para enlazar los dos temas de hoy: si en la entrada anterior te has sentido identificad@, te recomiendo un ejercicio de la maravillosa Julia Cameron (su libro "El camino del artista" es un referente y un faro en el desarrollo creativo. Editorial Troquel).

Un primero paso es escribir (al menos) cinco cosas que amas, otras tantas qeu te encantaría probar y no has hecho todavía, cinco cosas que te calientan el alma.

A continuación, se trata de planificar dos semanas de pequeños placeres.
Incluir las actividades que amamos y que nos dan vida en nuestra agenda, sin excusas. Es un compromiso contigo mism@: de ti depende, a ti benefecia.

Es curioso que este ejercicio en ocasiones plantea muchas resistencias, por ejemplo: "No me gusta planificar los placeres", "ya me cuido bastante", etc. Las resistencias pueden decirte algo: ¿te cuesta premiarte? ¿Te cuesta planificar? ¿Cómo puedes hacer este ejercicio que se adapte a ti?


Por ejemplo, yo escribí mi listado ayer sábado, con lo que hoy domingo me he premiado con un huevo frito con patatas fritas picadas muy finas y, previamente, vuelta a correr. Mi experiencia, tras meses sin practicar, en próximas entradas.

El lunes me preparo para comer pollo crujiente a la plancha con hierbas aromáticas y una ensalada sencilla (es una de mis comidas favoritas)
El martes voy al cine.
El miércoles pastelito de chocolate.
El jueves...

Cada persona sabemos qué es lo que más nos gusta. Y permitirnos al menos ese placer cada día, saber que aunque tengamos una jornada difícil nos espera ese gusto...

¿Os atrevéis a probar?

Un saludo.

Virgiñita

sábado, 12 de diciembre de 2009

La ley del mínimo esfuerzo en el autocuidado



Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Dos fotos de los árboles que amarillean: de soslayo se aprecia la masa de color... en cambio, al pasar de frente, lo que parecía frondoso se reduce al esqueleto vegetal. Llega el invierno.





Buenos días y bienhallad@s:

Primero de todo, lamento la escasez de entradas en el blog este mes... claro que por el título de ésta, ya intuiréis por dónde voy a ir.

Esta mañana he dado por empezadas mis vacaciones: todavía trabajo el resto del mes, no os creáis... Sólo que he finalizado por ahora todos los compromisos extras previos que tenía, y me voy a dar permiso para descansar. 


Me he mirado al espejo y he visto a lo que lleva la Ley del mínimo esfuerzo en el autocuidado, que consiste en "ya me cuidaré más adelante", y abarca los niveles físico, espiritual, creativo, social, amoroso....


¿Cómo reconocer si estamos en esa trampa?

- Si has dejado de hacer ejercicio físico, a descuidar tu alimentación, no vas al médico aunque estés mal, cansancio generalizado, dolores de espalda, has engordado o adelgazado en exceso...

- Si ya casi no ves a tus amig@s, si hace tiempo que no haces un plan especial con tu pareja, si sólo estás con las personas de tu trabajo...

- Si ya no haces lo que más te gusta en el mundo, sea lo que sea...

- Si te dices a ti mism@ "no pasa nada, ya aguanto"....

- Si hace mucho que no revisas tus Valores o tus objetivos, si sientes que el día a día te arrastra...

- Si, incluso, han dejado de gustarte cosas que antes amabas, si ya no encuentras satisfacción en lo que antes te llenaba... tal vez sea porque has pasado por encima de ti demasiado tiempo.


¿Te sientes identificad@ con algo de esto? ¿Ha sonado la voz de alarma en tu interior? Yo me he dado cuenta esta mañana, cuando iba a coger el metro a toda prisa, y me he acordado: ¿Cuánto tiempo hace que no doy un paseo por el mero placer de pasear? Y se me ha asomado la lágrima... Madre mía... Así que he recorrido mi paseo favorito, pensando en todas las cosas que amo y que he abandonado estos meses. Voy a tomarme la Navidad como una regeneración vital.

Y he planificado lo que voy a hacer estas semanas, comenzando por lo que hace meses que no hago. Por ejemplo, correr. Por ejemplo, retomar la escritura del libro que tengo a medias. Por ejemplo, leer por placer. Y, por supuesto, actualizar el blog, que es una fuente de satisfacciones para mí.

Un saludo.

Virgiñita

Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net
Creatividad y Educación emocional 
Sesiones individuales y grupales
sendarte.arteterapia@gmail.com
679 664 693- 946 022 836
Canal de Youtube: http://www.youtube.com/user/VirginiaCastanedoE?feature=mhee



martes, 8 de diciembre de 2009

Responder o reaccionar 1


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net Uno de los bellos contrastes otoñales: el azul ultramar claro de las torres Isozaki con el amarillo de los árboles que otoñan.



Buenos días del puente de diciembre:

Aquí vuelvo a la vida normal con toda la tarde por delante tras haber desconectado. Menos mal que diciembre está ahí, con tantos días festivos por delante. Y con el sol.

Hoy hablaremos de las reacciones, aprovechando un ejemplo maravilloso de un grupo que participa en curso de Motivación que estoy impartiendo,.

Comenzamos hablando de los disparadores emocionales o puntos flacos:
Te tocan un punto flaco cuando alguien:
• Te insulta.
• No te responde.
• Te quitan lo que crees que te pertenece.
• Pone en duda tu competencia
• No te respeta
• Te da consejos sin habérselos pedido.
• No te valora.
• Se cree superior a ti.

Cuando alguien toca un punto flaco,y cada persona tenemos los nuestros, explotas. No todas las explosiones producen ruido, a veces lo haces interiormente. Sabes que te ha perjudicado y también a todo el que se encontraba alrededor.

CONSECUENCIAS de tocar un punto flaco:
Tienes la sensación de que te han atacado, aunque no se haya producido una agresión física. Aparte de tener esa sensación, eres incapaz de evaluar la situación y decidir la mejor manera de reaccionar. Tus emociones son tan fuertes que rigen tus acciones antes de serenarte lo suficiente para pensar en lo que es correcto. Cuando actúas impulsada por tus emociones, cometes errores que no puedes remediar. Hieres de forma irrevocable a los demás y a ti mismo-a.

Lo terrible no es que toquen tus puntos flacos o que toques los de los-as demás, sino que la ira que ello implica se produce cada vez con mayor frecuencia; parece que nuestros puntos flacos están cada vez más cerca de la superficie. El grado de agresión que soportamos antes de explotar es cada vez menor.

¿Cuándo fue la última vez que explotaste, que perdiste la cama?
¿Cuándo te irritaste tanto que arremetiste contra el primer inocente que había a tu lado? -
¿Cuándo fue la última vez que heriste a tu pareja, a tu hijo, a tus padres, a un amigo, a un colega porque no os poníais de acuerdo?
¿Cuándo fue la última vez que estallaste?
¿Cuándo tocaste el punto flaco de alguien y a la vez te hiciste daño a ti mismo-a?


Cada persona, además, reaccionamos de manera diferente ante los disparadores emocionales: hay iras explosivas, diferidas, vengativas, reprimidas. Además de las explosiones coléricas, los puntos flacos también pueden provocar en nosotros-as-as otras conductas desagradables, como una actitud sumisa que reprime la ira, aislarnos…
Hay algo nuevo en el aire y todos-as podemos percibirlo: las relaciones parecen más frágiles, la violencia gratuita es cada vez más frecuente y también nuestros estallidos.

¿Qué causa la explosión? Detrás de un punto flaco hay una sensación de conflicto, surgen sentimientos de impotencia y la ira nos impide ver con claridad. En nuestra mano está transformar los conflictos comunicativos en desafíos a resolver, para generar más armonía. Saber cómo calmar a alguien que ha perdido el control cambiará tu vida.

Es muy importante comprender cuál es tu actitud ante los conflictos: antes de poder apaciguar tus puntos flacos (paso ineludible para calmar los de los-as demás), tienes que saber qué los excita y cómo es probable que reacciones.

El próximo día hablaremos de cómo podemos aprender a dar los primeros pasos para no saltar. Mientras, como tarea: ¿Puedes identificar diez cosas que te alteran? Cuanta mayor sea la sinceridad, más avances. A fin de cuentas, esa lista se queda para tu uso privado.

Un saludo.

Virgiñita

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Calendario


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenos días de diciembre:

Mi hermana ha localizado este calendario fabuloso, me parece tan bonito que quería compartirlo con vosotr@s. La dirección original es
http://www.wirsindsmyk.de/print/calendar-2009/

Otro día más...

Un saludo.

Virgiñita