domingo, 18 de octubre de 2009

Alimentar la abundancia


Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Buenos días de octubre: he llegado a mi casita hace un rato, después de haber pasado un intenso fin de semana en Pamplona, realizando un curso de Pedagogía Sistémica. Todavía no he elaborado lo aprendido ni lo vivido, en cuanto lo tenga os hablaré de ello, es un campo que me resulta muy interesante.


He aquí las conclusiones que he obtenido de cuidar mi altar de la abundancia.
Para refrescar un poco, vuelvo a contar las razones que me llevaron a hacerlo. En esta etapa vital necesitaba contactar con la Abundancia, y decidí hacer un altar con El Mago (Snape de Harry Potter), y como tarea simbólica personal, colocar cada día al menos un objeto. He respetado el ritual desde marzo, y continúo haciéndolo.
Cosas que he aprendido de economía y abundancia al realizar este ritual:

- Al mantener libre de polvo el conjunto, lo que se complicaba cuando el tesoro era grande, los objetos múltiples y de variados materiales, unos duros, otros delicados; sembrar, cuidar, trasplantar, podar y regar varios tiestos con plantas estupendas... He aprendido que Es necesaria una limpieza y una revisión a fondo de todo nuestro sistema económico regularmente. ¿En qué gasto el dinero? ¿En qué lo invierto? ¿Cuáles son mis gastos reales y mis ingresos reales?

- Al tratar con delicadeza los objetos naturales que había recogido y ofrendado, como flores, hojas... He aprendido que Cada ganancia o cada fuente de ingresos merece un tratamiento personalizado.

- Muchos tesoros pequeños hacen uno grande.

- Al elegir hacer esquejes con una planta con tanto peso que sus ramas la vencían, he aprendido que en ocasiones, perder una parte sana y segura y dividir ayuda a ganar más a medio plazo. Hay que arriesgarse a perder para poder ganar.

- En el trajín con las plantas, he aprendido que las mismas semillas en las mismas condiciones tardan en florecer o en arraigar entre unos días y varios meses. Igual que nuestro trabajo. A veces los frutos tardan.

- A cada persona que iba a mi casa les pedía por favor un objeto para el altar, y todas y cada una han contribuído. He aprendido que estoy protegida y tengo el amor de mis seres queridos.

- Paciencia, constancia, cuidado, trabajo y amor.

Un saludo.

Virgiñita.

2 comentarios:

  1. Eckhart Tolle, en su libro "Un mundo nuevo Ahora", habla de la abundancia y dice que cuando te fijas en tu actual abundancia y das gracias por ella, atraes más abundancia. Valorar y amar lo que tenemos como tú dices es fundamental.

    También hay un libro que compré en Los Ángeles que me encantó, se llama "Creating Money. Keys to Abundance." de Sanaya Roman & Duane Packer. Habla de que muchas veces no tenemos dinero u otras cosas que deseamos, porque creemos que no lo merecemos. Además hay que encontrar el fin último. Quiero dinero, sí pero para qué? por qué? Quiero viajar, sí pero por qué? Etc.

    Me encantan tus artículos, gracias por compartirlos artista!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Santiago: ¡muchas gracias por tus aportaciones y por las sugerencias literarias! Con tu permiso, en otra entrada amplío lo que comentas de la importancia del fin último. Como ahora he pasado de puntillas... Muchas gracias por leer el blog y por participar. Seguimos en la red.

    ResponderEliminar