miércoles, 3 de junio de 2009

Compartimos pequeños placeres





Visita el perfil freelance de Virginia Castanedo en InfoLancer.net

Una escultura metálica (creo que de Larrea, confirmo otro día. Me pareció tan hermosa, tan carnal, que merece un monográfico visual.










Buenas tardes de nuevo:

Antes de nada, mil gracias a Pizy por su comentario (lo he anotado en mi libreta de ideas), y a Blasi por su aportación, que ayer iluminó mi fantasía con fogonazos de colores.

Este fin de semana he tenido formación en Arteterapia, el penúltimo módulo. Tratamos de la sexualidad. Y dentro de un tema tan amplio y apasionante, salieron los Pequeños Placeres. Con el permiso de mis queridas compañeras, los comparto en el blog.

Conchita: cuando llego muy cansada a casa,me quito la ropa y me deslizo bajo las sábanas.
Con toda la casa super-ordenada, colocar las velas en un lugar estratégico y encenderlas.

Saly: con conchas, arena, agua, flores... creo rinconcitos de vida que necesito para estar en contacto con la naturaleza.
Coloco piedras del río al lado del fregadero y de vez en cuando las salpico.
El patio de mi casa tiene una L de paredes cubiertas de hiedra. A veces me paso ratos simplemente comtemplando las hojitas.
Curvas que bailan del humo del incienso.

Angie: tumbarme en el jardín botánico, mirar las hojas y ver los puntitos blancos en el cielo.
Cortar las verduras cantándolas.

Yosem: salir a correr, mover el cuerpo.
Oír caer agua.

Álvaro: mirar un fuego.

Mío: pollo a la plancha crujiente delicioso sazonado con pimienta recién molida, orégano, tomillo y laurel.

Lo mejor de todo, la capacidad de disfrutar de cada momento de la vida... y eso puede entrenarse.

Un beso.

Virgiñita.

4 comentarios:

  1. aporto un par de ideas, que sin ser placeres en sí, contribuyen a provocar deleites variopintos:

    - sonreir cuando hablas por teléfono. la otra persona se dará cuenta inconscientemente y la conversación devendrá por nuevos lugares

    - el paseo del niño: si ves una puerta abierta crúzala, si alguna paloma está a tiro a por ella, obligatorio pararse en todos los columpios...

    ResponderEliminar
  2. Obligatorio pararse en todos los columpios! Maravilla!!

    Los míos son:
    Hacer café los domingos a la mañana
    Ver el cielo al anochecer cuando se pone de color azul de Prusia

    ResponderEliminar
  3. Oye, que tus fotos me han recordado estas:
    http://www.environmentalgraffiti.com/featured/swirls-waves-antelope-canyon/10107

    ResponderEliminar
  4. ¡Eh, coincido en destacar la de los columpios! Gracias, Pizy. Y Bla, esta mañana he estado con uno de tus placeres.

    ResponderEliminar